Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María. 2010

Durante muchos años ha habido discusión entre los científicos si acaso la Infertilidad debiera ser considerada como una Enfermedad. Esto no tiene tan sólo implicaciones teóricas sino que también prácticas. La mayoría de seguros en Guatemala por ejemplo, no cubren problemas de fertilidad, aduciendo que no es una enfermedad.

La Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Toda pareja que se enfrenta o que ha enfentado al problema de la infertilidad sabe que llega a producir alteración psicológica, en la forma de depresión, ansiedad, frustración, lo cual puede interferir con el normal desempeño en las tareas del hogar y del trabajo. No digamos también la parte social. La pareja con problemas de fertilidad tiende a aislarse, pues llega un momento que no tolera tratar el tema con amigos o familiares.

Como especialistas en reproducción humana, reconocemos el problema de la infertilidad como una enfermedad, capaz de producir serios daños al bienestar de las personas y por lo tanto recomendamos se le tome la importancia que tiene y se genere mayor interés en su manejo, tanto médico como psicológico, así como mantener informada a la población que existen centros especializados, los cuales pueden brindarle apoyo y solución a su problema.

Las aseguradoras poco a poco tendrán que ir aumentado su cobertura, tal y como ya está sucediendo en los países del primer mundo, para cubrir tanto el diagnóstico como el tratamiento de parejas infértiles.

Deja un comentario