Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María. 2010

La endometriosis es un trastorno común que afecta a la mujer durante su vida reproductiva. Esto ocurre cuando el tejido que recubre la cavidad uterina, crece fuera de ésta.  Este tejido puede crecer en “parches” superficiales pequeños, llamados implantes; en nódulos penetrantes más gruesos, o puede formar quistes en el ovario llamados endometriomas.

Cada vez que la paciente menstrua estos focos de endometriosis sangran también, creando un ambiente inflamatorio en la pelvis.

La endometriosis es altamente impredecible. Algunas mujeres pueden tener sólo unos pocos implantes aislados que nunca se diseminan o crecen, mientras que en otras la enfermedad puede diseminarse a través de toda la pelvis. La endometriosis irrita el tejido circundante y puede promover el crecimiento de las adherencias, tejido cicatrizal en forma de una telaraña. Este tejido cicatrizal puede unir cualquiera de los órganos pélvicos entre sí, y en muchas ocasiones puede cubrirlos completamente.

Muchas mujeres que tienen endometriosis experimentan pocos síntomas o pueden incluso no tenerlos. De hecho, la edometriosis es a menudo diagnosticada cuando se realiza una cirugía pélvica por otras razones. Sin embargo, en algunas mujeres, la endometriosis puede causar cólicos menstruales severos, dolor durante la relación sexual, infertilidad y otros síntomas.

El diagnóstico de esta enfermedad se realiza mediante la visualización directa de las lesiones, usualmente mediante una videolaparoscopía pélvica. Un ultrasonido, un CT scan o una Resonancia Magnética pueden sugerir la existencia de la enfermedad, pero el diagnóstico sólo se confirma mediante la visualización directa de las lesiones en la pelvis mediante video laparoscopía .

La endometriosis puede ser tratada con medicamentos o con video cirugía con el fin de preservar la fertilidad.

En los casos en que la endometriosis afecta la fertilidad (imposibilidad para concebir) las opciones de tratamiento van desde las técnicas quirúrgicas, que persiguen eliminar el mayor porcentaje de focos de endometriosis,  hasta las técnicas de fertilización asistida (in vitro), en las que la fertilización se realiza en un ambiente controlado (laboratorio), con muy buenos resultados.

Afortunadamente todas estas técnicas tanto quirúrgicas como de fertilización asistida están disponibles en Guatemala.

La endometriosis es una enfermedad que afecta millones de mujeres en todo el mundo. Para muchas la condición pasa desapercibida, para otras demanda atención profesional, especialmente cuando se compromete la fertilidad o el dolor afecta el estilo de vida.

El escoger un medico calificado quien esté familiarizado con los últimos desarrollos en el manejo de la endometriosis es su mejor estrategia. El médico que usted escoja le recomendará el curso de tratamiento terapéutico más apropiado basado en su situación personal.

Deja un comentario