Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Médico Director. 2010. Segunda parte

Defectos de la Fase Lútea

Los defectos de la fase lútea forman parte de una enfermedad que se encarga de interrumpir o de desbaratar los ciclos menstruales de las mujeres y el adecuado desarrollo del endometrio, el cual será vital para que la mujer en cuestión pueda quedar embarazada y pueda llevar a buen término su embarazo.

Durante la segunda mitad del ciclo menstrual de una mujer, el cuerpo lúteo se encargará de producir progesterona a fin de engrosar el endometrio. Los defectos de la fase lútea ocurren cuando este proceso es interrumpido por dos o más días. Si la fase lútea dura mucho o si -por el contrario- no dura lo suficiente; los niveles de progesterona se trastornarán, dando como resultado menstruaciones anormales.

Cuando una mujer está embarazada, los defectos de la fase lútea podrían llegar a provocar un aborto espontàneo.  Afortunadamente es un trastorno muy raro y que se diagnostica con el anàlisis inicial del ciclo ovulatorio (seguimiento folicular ecogràfico)

Exceso de Estrógeno

El estrógeno es una hormona sexual producida en las mujeres principalmente por los órganos reproductivos, pero también por otras partes de su organismo, entre las que se pueden incluir: los lipocitos o células grasas. Dado que el estrógeno es producido por las células grasas; las mujeres obesas o excedidas de peso por lo general poseerán mayores cantidades de estrógeno en su sistema que las mujeres de peso normal.

A niveles normales, el estrógeno juega un rol fundamental en numerosas funciones orgánicas. No obstante, cuando hay demasiado estrógeno en su sistema, el mismo podría perjudicar su sistema reproductivo hasta llegar a desequilibrarlo, provocando infertilidad. Si usted quedara embarazada, el exceso de estrógeno podría incrementar sus probabilidades de sufrir un aborto espontáneo. Por otro lado debería tener en cuenta que el peso no es el único factor que traerá como consecuencia la elevación de los niveles de estrógeno.

El exceso de estrógeno podría estar causado por una amplia variedad de factores, entre los que se podrían incluir: ingerir una dieta rica en carnes que contienen estrógeno sintético, tomar leche y comer alimentos que estuvieran envasados en cajas o envases plásticos. Otras razones que podrían provocar un exceso de estrógeno serían los desequilibrios hormonales, las enfermedades propias de la glándula suprarrenal y las provocadas por el consumo de ciertas drogas para mejorar la fertilidad.

Para corregir este exceso se debe tratar la causa básica.

En conclusión la obesidad y el sobrepeso pueden afectar la fertilidad ya sea por el mismo hecho del exceso de peso o como parte de alguna otra patología, y por lo tanto hay que darle la importancia que merece, sobre todo si lo podemos prevenir a tiempo.


Deja un comentario