Escrito po: Dr. Juan F. Solís Bercián

El síndrome de Ovarios Poliquísticos es un conjunto de signos y síntomas que se presenta en algunas mujeres (hasta 20% en la población latina).

Característicamente presentan signos de hiperandrogenismo (aumento de las hormonas masculinas), como aumento de vello en lugares donde normalmente no debieran aparecer en una mujer (piernas, abdomen, cara) lo cual se llama hirsutismo; caída del cabello (alopecia), aumento de peso desproporcionado, distribución de grasa anormal (en área de cintura sobre todo), acné, signos de resistencia a la insulina como la acantosis nigricans (pigmentación obscura en la piel de la nuca o en los pliegues de codos e ingles); trastornos del ciclo menstrual, sobre todo atrasos de menstruación (oligomenorrea) y la aparición de pequeños quistes en los ovarios (menores de 10 mm) que se observan a travez del ultrasonido.

Se puede presentar resistencia a la insulina. Es decir, tienen dificultad para el manejo del azúcar en su cuerpo.

Muchas veces estas pacientes nos consultan por la dificultad para lograr el embarazo pues el aumento en los andrógenos produce que ovulen muy pocas veces (oligoovulación) o que no ovulen (anovulación), impidiendo de esta forma que el embarazo suceda.

Para tratar a las pacientes con este síndrome es importante tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Control de peso: el exceso de peso empeora el síndrome ya que en la grasa que se acumula de más, se producen estrógenos, que hacen que los ovarios se vuelvan más resistentes y que empeore el problema de la ovulación. Además que el exceso de peso contribuye significativamente en la resistencia a la insulina.
  2. Dieta: la paciente con el síndrome de ovarios poliquísticos tiende a aumentar de peso muy fácilmente y se le dificulta el manejo de los carbohidratos (azúcares), por lo cual es importante que aprenda a comer de tal forma que no empeore su síndrome. Lo mejor es consultar a un especialista en nutrición que sea experto en el manejo dietético de estas pacientes.
  3. Prevenir complicaciones: a largo plazo este desbalance hormonal puede llevar a la paciente a tener problemas como períodos menstruales muy abundantes o sangrados irregulares, por lo cual es importante hacerla menstruar de forma regular por lo menos 6 meses de cada año, lo cual se logra con anticonceptivos orales. En el futuro pacientes con este síndrome tienen mayor riesgo de diabetes y de síndrome metabólico por lo cual es muy importante el control del peso y de la dieta. En el caso de pacientes con problemas de fertilidad el tratamiento consiste en inducir la ovulación mediante medicamentos especiales.
  4. Control medico periódico: es importante comprender que este síndrome NO se cura pues está determinado genética o epigenéticamente, a pesar de que va mejorando con la edad, sobre todo después de los 35 años. El hecho de que hayan más o menos quistes en los ovarios NO es un parámetro para determinar que el síndrome esta peor o mejor. Los quistes ováricos que aparecen en este síndrome NO duelen. Estos quistes NO deben operarse pues simplemente son la manifestación de un desbalance hormonal. Finalmente es importante el control médico periódico ya sea que se desee o no familia pues el objetivo es prevenir complicaciones. El tratamiento es multidisciplinario y debe involucrar al ginecólogo, el especialista en nutrición y el endocrinólogo como mínimo, muchas veces se requiere también la participación del dermatólogo.
  5. Resistencia a la insulina: no todas las pacientes con ovarios poliquísticos tienen resistencia a la insulina. Por lo tanto hay que hacer exámenes especiales para determinar si la hay o no y repetirlos en la línea del tiempo pues puede aparecer en cualquier momento. Pacientes con resistencia a la insulina deben de mantener un peso adecuado para no empeorarla y en algunos casos necesitan medicación (metformina por ejemplo).
  6. Infertilidad: hay distintos grados de “severidad” del síndrome de ovarios poliquísticos, Pacientes que tienen muy “bloqueados” los ovarios probablemente van a tener problemas de fertilidad. Hay que hacer una evaluación completa previa al tratamiento, incluyendo evaluación de la pareja y permeabilidad de ambas trompas de falopio. El tratamiento consiste en la INDUCCION DE LA OVULACION. Mediante medicamentos especiales y monitoreo con el ultrasonido vaginal se determina la respuesta a los medicamentos, se halla la dosis adecuada y se expone la paciente al embarazo. Los resultados son muy buenos una vez se logra encontrar las dosis adecuadas. En ocasiones esto puede ser un proceso largo y desgastante. En otros casos en los que no se logra el embarazo con técnicas de baja complejidad hay que recurrir a la Fertilización Asistida (Fertilización in Vitro o FIV) ya que en algunas ocasiones la calidad del óvulo se ve afectada por este síndrome.
  7. Cirugía para ovarios poliquísticos: se ha visto que al reducir la reserva ovárica quitando un pedazo de ovario o haciendo algunos agujeros con el electrocauterio muchas pacientes empiezan a ovular incluso de forma espontánea y algunas se embarazan sin necesidad de tratamientos. Sin embargo esta intervención NO la aconsejamos pues el costo biológico de hacer este tipo de cirugía es muy alto, la pérdida de la reserva ovárica puede adelantar la edad de la menopausia o incluso producir una falla ovárica prematura. Afortunadamente en esta época contamos con medicamentos muy eficientes para lograr la inducción de la ovulación sin necesidad de recurrir a estos tratamientos invasivos.

En conclusión, el Síndrome de Ovarios Poliquísticos es un problema hormonal frecuente, lo padecen muchas mujeres, cada caso es distinto y por lo tanto requiere intervenciones individuales dependiendo del momento en que se diagnostique. Es importante ponerse en manos de los especialistas que tienen experiencia en el diagnóstico y tratamiento de este síndrome.

Deja un comentario