Aspectos éticos de las técnicas de reproducción asistida

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María. 2008

Recientemente tuve una entrevista con una periodista de Prensa Libre acerca de cual es la postura científica acerca de la opinión de la Iglesia Católica con respecto a la fertilización in vitro.

El pequeño párrafo que se publicó fue un extracto de la conversación que tuvimos en esa oportunidad. Me parece interesante ampliar un poco el tema en este artículo. No pretendo por supuesto hacer una disertación extensa de un tema que ha generado polémica, como todo avance médico, desde sus inicios.

Cuando uno se adentra en la comprensión de estos métodos, se da cuenta que simplemente lo que hacemos es imitar lo que normalmente sucede en la naturaleza.

La fertilización in vitro literalmente consiste en hacer la fertilización que debiera suceder en las trompas de Falopio, y que no está sucediendo de forma natural, hacerla en el laboratorio. Para esto obtenemos una cantidad de óvulos por fuera del cuerpo de la mujer, una cantidad de espermatozoides por fuera del cuerpo del varón, los ponemos a interaccionar en una incubadora en el caso del IVF, o inyectamos directamente un espermatozoide en cada óvulo que hemos extraído en el caso del ICSI, para luego dejarlos incubando en un ambiente que simula el de las trompas de Falopio, para 3 a 5 días después transferir 2 embriones al útero para que continúen su proceso natural de división celular, nidación, etc. en la incubadora natural que es el útero.

El exceso de embriones producido se congela y se almacena en nitrógeno líquido en donde queda suspendida la división celular para en un futuro poder descongelarlos y transferirlos.

Los conceptos puramente científicos que son claves para la comprensión de los aspectos éticos de este procedimiento son los siguientes:

  1. En la naturaleza muchas veces se fertilizan óvulos que no continúan su división celular y por lo tanto no se anidan. Es un proceso de “selección natural” en la cual sólo los embriones más aptos continúan su crecimiento. En el IVF / ICSI también sucede.
  2. No todos los óvulos que la mujer ovula son aptos para fertilizarse o dividirse. Esto explica porqué la tasa de fecundabilidad en el ser humano (la probabilidad de embarazarse por ciclo de exposición) es de sólo el 25% por ciclo, una de las más ineficientes del reino animal. En palabras sencillas, no todos los ciclos de exposición al embarazo producen un embarazo.
  3. Lo que transferimos en un IVF / ICSI son embriones. El embrión en el momento de la transferencia es un grupo de 6-8 células que tienen el potencial, si logra implantarse y continuar su crecimiento, de convertirse en un ser humano. Estos embriones obedecen al mismo principio de “selección natural” que sucede en un embarazo espontáneo.
  4. Lo que congelamos también son embriones en estado de 6 a 8 células. Estas células quedan “paradas” en su división para reiniciarla al momento de la descongelación y continuar su proceso de crecimiento, nidación, etc. en el útero materno. Estos también se rigen por el proceso de selección natural.
  5. Con estos tratamientos se han logrado embarazos en parejas que hace 10 años no lo hubieran logrado con ningún otro método. Casos como obstrucción de trompas debida a cirugías previas o a procesos inflamatorios abdominales (apéndice perforada, p. ej), defectos congénitos (malformaciones del aparato reproductor), enfermedades que afectan los órganos pélvicos como la endometriosis, varones con conteos de espermatozoides muy bajos por haber nacido con testículos no descendidos y que no fueron operados a tiempo, o en casos de quimioterapia o radioterapia por cáncer que ha dejado los testículos con muy pocas células formadoras de espermatozoides. Casos como pacientes que han sido sometidas a cirugías previas y que han producido adherencias que les impiden que el proceso natural de la concepción suceda.

El deseo natural de la mayoría de parejas es tener hijos. La ciencia ha logrado poner a disposición estas técnicas de reproducción asistida para beneficio de estas parejas que suelen sufrir las consecuencias de la esterilidad (depresión. frustración, aislamiento social, etc.)

El dilema ético que se genera y del cual cada religión o corriente filosófica tiene opiniones distintas es a partir de cuando se adquiere la calidad de Ser Humano. Y aquí no quiero entrar en detalles pues no es mi campo. Mi consejo es que cada pareja consulte con su director espiritual (sacerdote, rabino, ministro, etc.) su caso particular y estoy seguro que obtendrán una orientación espiritual adecuada.

Muchas veces las religiones tiene una postura general acerca de los avances médicos pero cuando se consultan los casos particulares se “abren” un poco más a estas posibilidades.

Embriones en estado de 8 células

Embriones en estado de 8 células

Leer Más

¿Como interpretar las estadísticas en Reproducción Humana?

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María, Guatemala (2008)

Cuando uno analiza las estadísticas de Fertilización Asistida (Fertilización in Vitro, ICSI) de los diferentes centros de Reproducción Humana, debe tomar en cuenta varios factores:

  • El dato más importante que uno debe evaluar es cuál es la probabilidad de que 9 meses después del primer intento de una fertilización in vitro (IVF) o de un ICSI, tenga un bebé sano en brazos.
  • Este dato es dependiente de muchos factores. El más importante es la edad de la mujer al momento de hacerse el procedimiento. Por lo tanto las estadísticas las presentamos de acuerdo a rangos de edad (menores de 30 años, de 31 a 35, de 36 a 38, de 39 a 40 y mayores de 40). Sin embargo hay muchos otros factores que se entremezclan y que pueden hacer diferencia en cuanto a las probabilidades. Por ejemplo, la indicación por la cual se está realizando el procedimiento. Es distinto hacer una fertilización in vitro en una paciente que tiene endometriosis, versus una paciente que se operó para ya no tener familia. En este caso estamos comparando una mujer fértil con una mujer con problemas de fertilidad. Es distinto hacer un ICSI en una pareja cuyo conteo de espermatozoides es muy bajo, versus un ICSI en un paciente que fue vasectomizado. En este caso, la causa por la cual se produjo el conteo bajo de espermatozoides puede causar también algún problema en el funcionamiento de los mismos y hacer que la probabilidad que el ICSI funcione, sea menor que el paciente que tiene una producción normal de espermatozoides pero que se ligò los conductos deferentes (vasectomizado).
  • Otro dato importante que debe tener en cuenta es que el porcentaje de éxito es “acumulativo”. Esto significa que si, por ejemplo, con el primer intento se tiene un 50% de probabilidades de tener un bebé sano en brazos, 9 meses después del primer procedimiento, probablemente se tendrá hasta un 75 a 80% en los primeros 4 intentos. Esto no significa que cada intento subsiguiente tenga mayor chance, sino más bien que entre más veces uno se exponga a la probabilidad de embarazo, más chances hay que se logre.
  • El porcentaje de éxito que el centro presente también debe de analizarse a la luz del número de embriones que se transfieren por cada intento. Esto tiene implicaciones importantes, pues si el porcentaje de éxito trata de subirse subiendo el número de embriones, también el peligro de embarazo múltiple sube. En Clínica Santa María la política es de no transferir más de 2 embriones como regla general y por lo tanto nuestro porcentaje de embarazos múltiples (más de 2 embriones implantados) es casi nula. En algunos casos especiales, como por ejemplo mujeres por arriba de 38 años, pacientes que tuvieron intentos fallidos previos o cuando las respuestas a la estimulación ovárica han sido pobres, transferimos hasta un máximo de 3 embriones.
  • El porcentaje de éxito que se obtiene con transferencias de embriones descongelados es menor que cuando se transfieren embriones en fresco. En Clínica Santa María, mantenemos más o menos constante que el 25% de pacientes que se transfieren con embriones descongelados logran el embarazo. Cuando hablamos que el porcentaje de éxito es “acumulativo” y que en 4 intentos se puede lograr hasta un 80% de probabilidades, esto se refiere a transferencias de embriones en fresco. Esto no significa que no valga la pena congelar embriones, pues con este procedimiento se logran muchos embarazos y con un costo menor al de un IVF. Además que la probabilidad que tienen estos embriones que están congelados es aún mayor si la paciente logró el embarazo con sus embriones en fresco en el primer intento. Esto le permite tener un segundo bebé 1 ó 2 años después que tuvo el primero. En este caso tendrá la probabilidad de embarazarse con embriones de cuando tenía 2 años menos de edad.

Estos son sólo algunos puntos importantes a tomar en cuenta al analizar las estadísticas.

Al final lo que más interesa es qué chances tiene cada pareja individual de lograr el embarazo. Esto debe ser discutido y evaluado en conjunto con su médico.

Leer Más

Atención a Pacientes

Nuestra atención se ajusta a sus necesidades si desea información o quiere ponerse en contacto con nosotros hagalo a los siguientes teléfonos. Contáctanos al: +(502) 2385 7578 ó 79. El horario de atención a pacientes es de lunes a viernes de 8:00 a 14:00 hrs.

Leer Más