El proceso de ovulación permite poner a disposición durante cada ciclo, un óvulo (o huevo) para ser fertilizado por un espermatozoide.

Este proceso requiere de un equilibrio hormonal en el organismo.

El proceso de ovulación puede estar alterado en casos de

Síndrome del ovario poliquístico

en este síndrome, causado por un exceso de insulina, se bloquea la ovulación por un aumento en la producción de andrógenos (hormona masculina) en el ovario.

Este desequilibrio hormonal provoca además del problema ovulatorio, hirsutismo (exceso de vello corporal), acné, sobrepeso y acantosis nigricans (hiperpigmentación de los pliegues de la piel). Los ovarios aparecen llenos de quistes pequeños en el ultrasonido y generalmente hay muchos atrasos en las menstruaciones.

Hipo o Hipertiroidismo

cuando la glándula tiroidea trabaja en exceso o muy lenta, el metabolismo se acelera o enlentece, provocando alteración en todo el organismo. Esto puede provocar problemas con la ovulación.

Hiperprolactinemia

cuando la hormona prolactina se eleva, lo cual puede provocar salida de una secreción parecida a la leche de los pezones (galactorrea), esto puede provocar bloqueo de la ovulación.

Esta hormona se puede elevar por tumores hipofisiarios (adenomas), por medicamentos o en algunos casos, por causas desconocidas.

Falla Ovárica Prematura

en algunos casos los ovarios dejan de trabajar prematuramente (menopausia prematura). Se cree que esto es provocado por anticuerpos que el mismo organismo produce, en contra de los ovarios. Estos se vuelven pequeños y ya no producen ni hormonas ni óvulos.

Deficiencia de Gonadotropinas

en otros casos puede existir una deficiencia en la producción de Hormona Folículo Estimulante (FSH) y Luteínizante (LH), lo cual hace que los ovarios no reciban la señal para producir la ovulación.