Fertilización Invitro IVF

Fertilización in vitro significa literalmente “fertilización en el Laboratorio”.

Es un tratamiento utilizado cuando el espermatozoide y el óvulo no pueden unirse en el interior del cuerpo de la mujer, por alguna razón. Actualmente se ha convertido en el tratamiento estándar para  muchos trastornos de fertilidad.

Esta técnica se inicia con los trabajos del Dr. Patrick Steptoe y el Profesor Robert Edwards en 1970. Desde el nacimiento de la primera bebé “probeta” Louise Brown en 1978, han nacido más de 5 millones de bebés en el mundo, producto de fertilización in vitro. El porcentaje de embarazo con esta técnica ha mejorado mucho en los últimos años, lo que ha hecho que aumente la cantidad de ciclos que se realizan cada año en el mundo.

Los resultados de los tratamientos de Fertilización In Vitro realizados en Clínica Santa María, son comparables a los obtenidos en los mejores centros de Reproducción Humana a nivel internacional.

La gráfica que se presenta a continuación permite observar de manera sencilla, como la edad de la paciente que desee someterse a un programa de Fertilización In vitro tiene un gran peso sobre la tasa de éxito del mismo.

De tal forma que con una edad por debajo de los 35 años hay una probabilidad de 30% a 40% de éxito para el programa.

Recordar que la patología base y el diagnóstico de la pareja influyen de igual manera sobre la tasa de éxito. Cada pareja es tratada de manera independiente y cada programa de fertilización es adaptado a las necesidades de la pareja.

Captura de pantalla 2016 01 28 a las 3.38.53 p

Porcentaje de embarazo obtenido según edad, por ciclo de tratamiento.  ¿Cómo interpretar las estadísticas?

Indicaciones:

Inicialmente el IVF se desarrolló para tratar pacientes con problema en las trompas de falopio, pero posteriormente se observó que la técnica tenía éxito también en otros casos de infertilidad como lo son:

  • Obstrucción tubárica bilateral o trompas dañadas
  • Endometriosis
  • Desordenes Ováricos
  • Factor masculino
  • Infertilidad de causa desconocida

Para que un tratamiento de FIV tenga éxito, es necesario disponer de óvulos  sanos, espermatozoides que puedan fecundarlos y un útero que pueda mantener un embarazo.

Pasos para realizar una Fertilización in Vitro

Fase Preparatoria:

En la fase preparatoria se realizan algunos exámenes para asegurarse que el aparato reproductor femenino está apto para recibir los embriones, se analiza el perfil hormonal de la paciente y se analiza la cantidad y calidad de espermatozoides de la pareja. Se inicia un suplemento de ácido fólico el cual se aconseja para prevenir la ocurrencia de anomalías del tubo neural en toda mujer que está planeando embarazarse.

Fases del Tratamiento:

La fase de tratamiento lleva 4 pasos

  • Estimulación Ovárica: se administran medicamentos especiales (gonadotropinas) para estimular los ovarios a producir folículos los cuales son pequeñas estructuras llenas de líquido. Cada folículo contiene un óvulo o huevo. Las probabilidades de embarazo son mayores si se obtienen y se fertilizan más de un óvulo.
    Durante esta fase se monitoriza el desarrollo de los folículos visualizándolos en el ultrasonido en ciertos días del ciclo y midiendo los niveles de hormonas en la sangre.
  • Aspiración de los óvulos: mediante el ultrasonido transvaginal se punciona el fondo de saco vaginal, se llega al ovario y se obtienen los óvulos. Este procedimiento se hace bajo los efectos de una sedación profunda, por lo que no se siente dolor.
  • Inseminación: después de obtenidos los óvulos se pide una muestra de semen de la pareja (obtenida mediante masturbación), se hace una selección de los mejores espermatozoides mediante lavado espermático y luego se insemina cada óvulo con los espermatozoides preparados. La mañana siguiente se observa cuantos óvulos se fertilizaron.
  • Transferencia de embriones: al día 3 o 5 después de la aspiración de los óvulos se realiza la transferencia de 2 embriones al útero de la paciente, mediante un pequeño catéter.

Los embriones que no se transfirieron en ese momento pueden llevarse a una temperatura muy baja, se congelan y se almacenan en un tanque de nitrógeno líquido para poder se usados en un futuro. No siempre hay suficientes embriones para congelar, todo depende del caso particular.

Riesgos Generales:

Éxito / fracaso:

El IVF no garantiza el embarazo. El porcentaje de embarazo varía de acuerdo a la edad de la paciente, causa de la infertilidad y otros factores asociados. De acuerdo a su caso le daremos un porcentaje aproximado de lograr el embarazo de forma individualizada. El porcentaje general que manejamos en Clínica Santa María lo puede ver en la sección de Tasas de embarazo.

Embarazo Múltiple:

Anteriormente el riesgo de embarazo múltiple (más de 2 fetos) era alto con el IVF pues se solía transferir más de 2 embriones. En Clínica Santa María tenemos la política de transferir 2 embriones en la mayoría de casos y 3 embriones en casos especiales. Esto ha hecho que el riesgo de embarazo múltiple sea muy cercano a 0. Sin embargo, al transferir 2 embriones el riesgo de un embarazo gemelar es del 30% en nuestro centro.

Aborto:

El riesgo de aborto espontáneo NO aumenta con el IVF. El riesgo normal de toda paciente menor de 35 años es de aproximadamente 15% y se incrementa hasta un 30% después de los 40.

Embarazo Ectópico:

Ya que la transferencia de embriones se hace dirigida al útero, el riesgo de embarazo ectópico es muy bajo.

Defectos congénitos:

El riesgo de que el bebé nazca con un defecto congénito es igual que en la población general (más o menos 2 %). No existe actualmente evidencia científica que el IVF aumente el riesgo de anomalías congénitas.

 

Procedimiento de una Fertilización in Vitro (FIV)

El procedimiento lleva dos fases:

I. Preparación:

En esta fase preparamos a la pareja para estar en condiciones ideales para iniciar el tratamiento. Consiste en:

Examen Físico: se realiza un chequeo general para constatar que se goza de buena salud y evaluar el aparato reproductor (incluye hacer un ultrasonido pélvico)
Prueba de catéter: con un catéter vacío se pasa por el canal cervical y útero como si se estuviera haciendo ya la transferencia. Sirve para descartar alguna obstrucción en el canal cervical y medir la cavidad uterina.
Laboratorios: se hace un chequeo general bioquímico y hormonal para estar seguros que entra bien al procedimiento (se hace una hematología, glicemia, heces, orina y algunas hormonas: FSH, TSH y Prolactina)
Espermograma: examen bajo microscopio del semen para realizar un conteo de espermatozoides y evaluar su morfología y movilidad.
Se inicia un suplemento de ácido fólico para prevenir anomalías del tubo neural en el futuro bebé

II. Protocolo de estimulación ovárica:

En esta fase inicia la administración de medicamentos que persigue la obtención de varios óvulos para ser fertilizados. Consiste en:

Anticonceptivo Oral: se inicia un anticonceptivo oral para inhibir la ovulación en el ciclo previo a la estimulación

Acetato de Leuprolide: este medicamento que se inicia al terminar el anticonceptivo oral o al inicial la menstruación (dependiendo del tipo de protocolo que se use en su caso) evita que los folículos se rompan antes de la aspiración

Gonadotropinas: estos medicamentos se inician al 2do día de la menstruación (del ciclo posterior al uso del anticonceptivo) y su dosis depende de la edad, peso, estado hormonal, volumen ovárico, etc. Sirven para provocar el crecimiento de varios folículos dentro de cada ovario.

Seguimiento Folicular: durante el proceso de estimulación se hace un ultrasonido transvaginal en ciertos días del ciclo (usualmente el día 8, 10 y 11 o 12 del ciclo) para monitorizar la respuesta y ajustar la dosis de las gonadotropinas y escoger el mejor día para la administración de la HCG (hormona que termina de madurar los folículos y permite hacer la aspiración 35 a 36 horas después de administrada)

Aspiración de Folículos: guiado por el ultrasonido transvaginal y bajo efectos de anestesia se realiza la aspiración de los folículos. Este procedimiento dura alrededor de 15 minutos y con él se obtienen los óvulos para ser fertilizados en el laboratorio. En este día se requiere una muestra de semen del esposo para obtener los espermatozoides (para esto se requiere un período de abstinencia de 3 a 5 días)

Incubación de los gametos: se dejan incubando óvulos y espermatozoides en una incubadora especial durante 3 días. Es aquí donde sucede la fertilización y comienza la división celular.

Transferencia de embriones: al tercer día de la aspiración se evalúan los embriones obtenidos (usualmente en estado de 6 y 8 células). Se escogen los 2 mejores embriones y se transfieren al útero de la paciente. Este procedimiento no requiere anestesia. La paciente debe quedarse descansando durante 20 minutos en la camilla y luego puede irse a casa (se recomienda descansar en casa los próximos 5 días)

Congelación de embriones: el día de la transferencia se determina si hay embriones para congelar (embriones que pudieron haber sido transferidos pero no se transfieren por el peligro de embarazo múltiple). Si así lo decide la pareja estos embriones se llevan a una temperatura muy baja con un medio especial de criopreservación, se congelan y se almacenan en un tanque especiales de nitrógeno líquido, en donde puede almacenarse hasta por 5 años.

Sostén de la fase lútea con Progesterona: durante los siguientes días después de la transferencia se inicia un esquema en el que se administra progesterona en gel, óvulos o intramuscular (dependiendo del caso) para “sostener” y “fortalecer” el endometrio.

Prueba de embarazo: se realiza una cuantificación de HCG-Beta en sangre 14 días después de realizada la transferencia de embriones.

Ultrasonido del embarazo temprano: si la prueba de embarazo salió positiva se realiza un ultrasonido aproximadamente 10 días después para determinar el número de sacos gestacionales y su normalidad.

Descongelación y transferencia de embriones: si la prueba salió negativa y hay embriones congelados hay que esperar por lo menos 2 menstruaciones para intentar una descongelación y transferencia de los embriones congelados.

Si la prueba salió positiva usted puede decidir mantener los embriones congelados y almacenados para una futura transferencia o puede también decidir donarlos o descartarlos.

 

 

Fertilización In Vitro con donación de oocitos (IVF OD)

El procedimiento consiste en fecundar en el laboratorio los óvulos de una donante con el semen del esposo de la paciente, para posteriormente introducir los embriones resultantes en el útero mediante una transferencia embrionaria. Para esto la paciente recibe un tratamiento médico que permite al útero estar listo para la recibir los embriones. 

Clínica Santa María trabaja de la mano con Embriolab, empresa que se dedica al reclutamiento y estudio de las donantes.

Las donantes reciben una compensación económica por la dedicación y el tiempo destinados a la donación.

Las indicaciones en las que es necesario recurrir a una donación de óvulos para lograr el embarazo pueden ser:

1. Falla ovárica prematura

Mujeres cuyos ovarios dejan de producir óvulos, antes de los 40 años.

2. Baja calidad de óvulos

En caso de pacientes cuyos ovarios son capaces de producir óvulos, pero de calidad inadecuada, o pacientes portadoras de enfermedades genéticas o anomalías cromosómicas.

3. Fallos repetidos en la Fertilización in Vitro

a. Baja respuesta a la estimulación ovárica.

b. Fallo repetido de fertilización debido a baja calidad oocitaria.

c. Fallo repetido de implantación de embriones aparentemente normales.

4. Mujeres mayores de 43 años con ciclo menstrual normal

La fertilidad tiene una relación directa con la edad, por lo que en algunos casos a las mujeres que superan los 43 años se les recomienda un IVF OD por que existe un aumento de abortos y alteraciones cromosómicas de los fetos.

El procedimiento consiste en:
  • Selección de la donante: La pareja sera referida a Embriolab, en donde se le dará un asesoramiento para ayudarle a seleccionar a su donadora.

Las donantes son seleccionadas en base a criterios médicos estrictos. En primer lugar, se realiza un examen clínico para asegurar el buen funcionamiento ovárico y la ausencia de patologías transmisibles (infecciosas o genéticas).

Antes de poder donar sus óvulos, la donante se realiza un análisis de sangre para descartar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas (hepatitis B y C, HIV, cytomegalovirus, gonococo, chlamydias y sífilis), y para determinar su grupo sanguíneo. Se le practica también una citología y una ecografía pélvica.

 Estos resultados son revisados por un médico que comprueba, mediante un cuestionario realizado a la paciente, la ausencia de enfermedades genéticas en los antecedentes personales o familiares, mientras que un psicólogo evalúa la salud mental de la donante.

Finalmente, la donante firma un consentimiento mediante el cual acepta donar sus óvulos a una pareja que desee un hijo, cuya identidad nunca tratará de conocer.

  • Sincronización de períodos: Mediante la administración de un anticonceptivo oral tanto a la paciente como a la donante, se les hace menstruar al mismo tiempo.
  • Tratamiento de la paciente: Se inicia la preparación del endometrio mediante la administración oral de estradiol a partir del segundo día de menstruación.  Se monitoriza el crecimiento endometrial mediante ultrasonido. El día de la aspiración de óvulos de la donante, se inicia la administración de progesterona intra muscular adicional al estradiol.
  • Tratamiento de la donante: Las donantes deben seguir un tratamiento de estimulación ovárica que consiste en la administración de inyecciones de gonadotropinas. La respuesta se controla mediante ultrasonidos y análisis de sangre. Los óvulos se obtienen mediante aspiración transvaginal, guiada por ultrasonido realizada bajo sedación.
  • Fertilización y transferencia de embriones: Al igual que en un IVF convencional, los óvulos se ponen a interaccionar con los espermatozoides y se dejan en una incubadora durante 3 a 5 días, para luego escoger los 2 mejores embriones y transferirlos al útero de la paciente (receptora).
  • Criopreservación:Los embriones no transferidos y que llenan los criterios  necesarios, se congelan en nitrógeno líquido  y se almacenan en unos tanques especiales del laboratorio convenientemente identificados. Estos embriones pueden ser utilizados en un ciclo posterior si no se obtuvo el embarazo en el primer intento o en un siguiente embarazo.
Open chat
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?