¿Como interpretar las estadísticas en Reproducción Humana?

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María, Guatemala (2008)

Cuando uno analiza las estadísticas de Fertilización Asistida (Fertilización in Vitro, ICSI) de los diferentes centros de Reproducción Humana, debe tomar en cuenta varios factores:

  • El dato más importante que uno debe evaluar es cuál es la probabilidad de que 9 meses después del primer intento de una fertilización in vitro (IVF) o de un ICSI, tenga un bebé sano en brazos.
  • Este dato es dependiente de muchos factores. El más importante es la edad de la mujer al momento de hacerse el procedimiento. Por lo tanto las estadísticas las presentamos de acuerdo a rangos de edad (menores de 30 años, de 31 a 35, de 36 a 38, de 39 a 40 y mayores de 40). Sin embargo hay muchos otros factores que se entremezclan y que pueden hacer diferencia en cuanto a las probabilidades. Por ejemplo, la indicación por la cual se está realizando el procedimiento. Es distinto hacer una fertilización in vitro en una paciente que tiene endometriosis, versus una paciente que se operó para ya no tener familia. En este caso estamos comparando una mujer fértil con una mujer con problemas de fertilidad. Es distinto hacer un ICSI en una pareja cuyo conteo de espermatozoides es muy bajo, versus un ICSI en un paciente que fue vasectomizado. En este caso, la causa por la cual se produjo el conteo bajo de espermatozoides puede causar también algún problema en el funcionamiento de los mismos y hacer que la probabilidad que el ICSI funcione, sea menor que el paciente que tiene una producción normal de espermatozoides pero que se ligò los conductos deferentes (vasectomizado).
  • Otro dato importante que debe tener en cuenta es que el porcentaje de éxito es “acumulativo”. Esto significa que si, por ejemplo, con el primer intento se tiene un 50% de probabilidades de tener un bebé sano en brazos, 9 meses después del primer procedimiento, probablemente se tendrá hasta un 75 a 80% en los primeros 4 intentos. Esto no significa que cada intento subsiguiente tenga mayor chance, sino más bien que entre más veces uno se exponga a la probabilidad de embarazo, más chances hay que se logre.
  • El porcentaje de éxito que el centro presente también debe de analizarse a la luz del número de embriones que se transfieren por cada intento. Esto tiene implicaciones importantes, pues si el porcentaje de éxito trata de subirse subiendo el número de embriones, también el peligro de embarazo múltiple sube. En Clínica Santa María la política es de no transferir más de 2 embriones como regla general y por lo tanto nuestro porcentaje de embarazos múltiples (más de 2 embriones implantados) es casi nula. En algunos casos especiales, como por ejemplo mujeres por arriba de 38 años, pacientes que tuvieron intentos fallidos previos o cuando las respuestas a la estimulación ovárica han sido pobres, transferimos hasta un máximo de 3 embriones.
  • El porcentaje de éxito que se obtiene con transferencias de embriones descongelados es menor que cuando se transfieren embriones en fresco. En Clínica Santa María, mantenemos más o menos constante que el 25% de pacientes que se transfieren con embriones descongelados logran el embarazo. Cuando hablamos que el porcentaje de éxito es “acumulativo” y que en 4 intentos se puede lograr hasta un 80% de probabilidades, esto se refiere a transferencias de embriones en fresco. Esto no significa que no valga la pena congelar embriones, pues con este procedimiento se logran muchos embarazos y con un costo menor al de un IVF. Además que la probabilidad que tienen estos embriones que están congelados es aún mayor si la paciente logró el embarazo con sus embriones en fresco en el primer intento. Esto le permite tener un segundo bebé 1 ó 2 años después que tuvo el primero. En este caso tendrá la probabilidad de embarazarse con embriones de cuando tenía 2 años menos de edad.

Estos son sólo algunos puntos importantes a tomar en cuenta al analizar las estadísticas.

Al final lo que más interesa es qué chances tiene cada pareja individual de lograr el embarazo. Esto debe ser discutido y evaluado en conjunto con su médico.

Leer Más