¿Qué tan común es que las parejas enfrenten problemas de infertilidad después de haber tenido uno o varios hijos?

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director médico Clínica Santa María. 2013

La infertilidad secundaria, es decir la dificultad para concebir después de haber tenido uno o más hijos es cada vez más frecuente.

A pesar que la probabilidad de lograr un embarazo es mayor cuando ya se ha logrado al menos un hijo nacido vivo, muchas parejas se enfrentan con el problema de no poder concebir nuevamente. Si hay cambio de pareja no se considera infertilidad secundaria.

Los especialistas en reproducción humana, reconocen el problema de la infertilidad como una enfermedad, capaz de producir serios daños al bienestar de las personas y por lo tanto recomiendan que se le de la importancia que tiene y se genere mayor interés en su manejo, tanto médico como psicológico, así como mantener informada a la población que existen centros especializados como Clínica Santa María, los cuales pueden brindarle apoyo y solución a su problema.

Afortunadamente hoy día la tecnología está muy avanzada en el campo de la infertilidad. El 80% de las parejas con problemas de fertilidad van a lograr un embarazo ya sea con una técnica de baja complejidad o con una técnica de alta complejidad.

Las ténicas de baja complejidad, incluyen la inducción de la ovulación, la inseminación artificial y la cirugía de infertilidad. Y las técnicas de alta complejidad, que tienen como común denominador el hacer la fertilización por fuera del cuerpo de la paciente, están la fertilización in vitro, la inyección del espermatozoide en el óvulo, la congelación de embriones y la congelación de óvulos.

Los tratamientos de infertilidad se escogen dependiendo de la causa o las causas por la cual no se logra el embarazo, ayudando a que el óvulo y el espermatozoide se encuentren para que suceda la fertilización que de otra forma no sucedería. Los científicos no deciden qué paciente logrará o no el embarazo con estas técnicas, simplemente ayudan a la naturaleza para superar un problema físico que se está dando y que hace que estas células no se encuentren.

Leer Más

MITO # 2 ¿El estrés reduce las posibilidades de embarazo?

  1. Respuesta: FALSO

 

El estrés que vivimos hoy en día es común denominador de la mayoría de la gente. A pesar que el estrés extremo, como por ejemplo un evento muy traumático, puede producir la secresión de catecolaminas y cortisol y esto ¨desbalancea¨ el equilibrio hormonal necesario para que la concepción se de, el estrés de leve a moderado no debiera ser causa de infertilidad.

Muchas parejas que padecen de infertilidad generan estrés por esta misma condición y el consejo de mucha gente es que se “relajen” y cuando menos lo piensen lograrán el embarazo. Sin embargo, número uno es imposible que esta condición no genere estrés y por el otro lado, con sólo relajarse no se van a solucionar la mayoría de problemas que están ocasionando la infertilidad (una obstrucción tubárica por ejemplo, o una azoospermia).

Leer Más

MITO # 1 ¿El uso prolongado de anticonceptivos orales provoca infertilidad?

MITOS Y REALIDADES EN INFERTILIDAD

Dr. Juan Francisco Solís Bercián, Director Médico de Clínica Santa María. 20 agosto 2012.

 La consulta de ginecólogos y especialistas en infertilidad está llena de preguntas que surgen de creencias populares y que en algunos casos son correctos, pero en la mayoría son sólo mitos.  A continuación el análisis del primer mito:

  1. ¿El uso prolongado de anticonceptivos orales provoca infertilidad?

 

Respuesta: FALSO

La evidencia científica demuestra claramente que el uso de los anticonceptivos orales (la píldora) no aumentan, per se, el riesgo de padecer de infertilidad.

De hecho tienen algunos efectos “protectores” ya que engruesan el moco cervical, haciendo que se disminuya la probabilidad que bacterias asciendan a las trompas de falopio y les causen algún daño; mantienen protegido el endometrio de hiperplasia endometrial en mujeres que padecen de anovulación (que no menstruan regularmente); evitan la formación de quistes ováricos.

El problema es que cuando la mujer inicia el uso de la anticoncepción, no sabe si ya trae un problema de fertilidad o si adquiere alguna patología durante la anticoncepción que le va a provocar problemas futuros de fertilidad.

Leer Más

Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director médico Clínica Santa María. 2011

Es un problema hormonal frecuente que afecta alrededor del 5% de mujeres en edad fértil.

En este síndrome, el ovario tiene una producción aumentada de andrógenos, lo cual puede causar infertilidad, irregularidad menstrual e hirsutismo (crecimiento de vello corporal en exceso), además de aumentar el riesgo de síndrome metabólico (resistencia a la insulina, obesidad e hipertensión) y diabetes tipo 2.

El diagnóstico requiere que se demuestren al menos dos de los siguientes:

1)  anovulación crónica (ausencia de ovulación)

2)  hiperandrogenismo crónico (andrógenos elevados)

3)  imagen de ovarios poliquísticos en el ultrasonido.

El tratamiento consiste en dieta y ejercicio para bajar de peso, inductores de la ovulación si hay problemas de fertilidad, y sensibilizadores de la insulina. Para tratar el exceso de vello se usan algunos antiandrógenos, electrólisis y láser.

Leer Más

El papel de la Endometriosis en la etapa reproductiva de la Mujer

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María. 2010

La endometriosis es un trastorno común que afecta a la mujer durante su vida reproductiva. Esto ocurre cuando el tejido que recubre la cavidad uterina, crece fuera de ésta.  Este tejido puede crecer en “parches” superficiales pequeños, llamados implantes; en nódulos penetrantes más gruesos, o puede formar quistes en el ovario llamados endometriomas.

Cada vez que la paciente menstrua estos focos de endometriosis sangran también, creando un ambiente inflamatorio en la pelvis.

La endometriosis es altamente impredecible. Algunas mujeres pueden tener sólo unos pocos implantes aislados que nunca se diseminan o crecen, mientras que en otras la enfermedad puede diseminarse a través de toda la pelvis. La endometriosis irrita el tejido circundante y puede promover el crecimiento de las adherencias, tejido cicatrizal en forma de una telaraña. Este tejido cicatrizal puede unir cualquiera de los órganos pélvicos entre sí, y en muchas ocasiones puede cubrirlos completamente.

Muchas mujeres que tienen endometriosis experimentan pocos síntomas o pueden incluso no tenerlos. De hecho, la edometriosis es a menudo diagnosticada cuando se realiza una cirugía pélvica por otras razones. Sin embargo, en algunas mujeres, la endometriosis puede causar cólicos menstruales severos, dolor durante la relación sexual, infertilidad y otros síntomas.

El diagnóstico de esta enfermedad se realiza mediante la visualización directa de las lesiones, usualmente mediante una videolaparoscopía pélvica. Un ultrasonido, un CT scan o una Resonancia Magnética pueden sugerir la existencia de la enfermedad, pero el diagnóstico sólo se confirma mediante la visualización directa de las lesiones en la pelvis mediante video laparoscopía .

La endometriosis puede ser tratada con medicamentos o con video cirugía con el fin de preservar la fertilidad.

En los casos en que la endometriosis afecta la fertilidad (imposibilidad para concebir) las opciones de tratamiento van desde las técnicas quirúrgicas, que persiguen eliminar el mayor porcentaje de focos de endometriosis,  hasta las técnicas de fertilización asistida (in vitro), en las que la fertilización se realiza en un ambiente controlado (laboratorio), con muy buenos resultados.

Afortunadamente todas estas técnicas tanto quirúrgicas como de fertilización asistida están disponibles en Guatemala.

La endometriosis es una enfermedad que afecta millones de mujeres en todo el mundo. Para muchas la condición pasa desapercibida, para otras demanda atención profesional, especialmente cuando se compromete la fertilidad o el dolor afecta el estilo de vida.

El escoger un medico calificado quien esté familiarizado con los últimos desarrollos en el manejo de la endometriosis es su mejor estrategia. El médico que usted escoja le recomendará el curso de tratamiento terapéutico más apropiado basado en su situación personal.

Leer Más

¿Es la Infertilidad una enfermedad?

Dr. Juan Francisco Solís Bercián. Director Clínica Santa María. 2010

Durante muchos años ha habido discusión entre los científicos si acaso la Infertilidad debiera ser considerada como una Enfermedad. Esto no tiene tan sólo implicaciones teóricas sino que también prácticas. La mayoría de seguros en Guatemala por ejemplo, no cubren problemas de fertilidad, aduciendo que no es una enfermedad.

La Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Toda pareja que se enfrenta o que ha enfentado al problema de la infertilidad sabe que llega a producir alteración psicológica, en la forma de depresión, ansiedad, frustración, lo cual puede interferir con el normal desempeño en las tareas del hogar y del trabajo. No digamos también la parte social. La pareja con problemas de fertilidad tiende a aislarse, pues llega un momento que no tolera tratar el tema con amigos o familiares.

Como especialistas en reproducción humana, reconocemos el problema de la infertilidad como una enfermedad, capaz de producir serios daños al bienestar de las personas y por lo tanto recomendamos se le tome la importancia que tiene y se genere mayor interés en su manejo, tanto médico como psicológico, así como mantener informada a la población que existen centros especializados, los cuales pueden brindarle apoyo y solución a su problema.

Las aseguradoras poco a poco tendrán que ir aumentado su cobertura, tal y como ya está sucediendo en los países del primer mundo, para cubrir tanto el diagnóstico como el tratamiento de parejas infértiles.

Leer Más