En algunos casos en los que la cantidad y/o calidad de los espermatozoides es inadecuada, la fertilización in vitro convencional no es suficiente pues los espermatozoides no logran fertilizar los óvulos por sí mismos. Igual es el caso de aquellas pacientes que no lograron fertilizar o que el porcentaje de fertilización de sus óvulos fue muy baja en un in vitro previo. En este caso la inyección del espermatozoide en el óvulo es el tratamiento de elección.

El ICSI consiste en la inyección directa del espermatozoide en el interior del óvulo, atravesando la zona pelúcida y la pared del óvulo. Este procedimiento requiere de gran destreza técnica para poder introducir el espermatozoide en el óvulo, sin dañarlo. Esto se realiza bajo el aumento que da el microscopio invertido y un sistema sofisticado de micromanipulación.

Luego de la inyección de los óvulos, se dejan incubando durante 3 a 5 días para luego realizar la transferencia de los embriones al útero, igual que en el IVF.

Proceso del ICSI

Inyección del espermatozoide en el ovulo - (ICSI)

Aspiración de espermatozoides del testiculo - (ICSI)

La fase preparatoria y la estimulación ovárica se realizan igual que en un IVF. (pasos para realizar un IVF)

Al igual que en el IVF, los embriones que no se transfieren pueden congelarse para el futuro.

Los riesgos son los mismos que con el IVF. Es importante recordar que el ICSI es un procedimiento relativamente nuevo. El primer niño en el mundo que nació de este fue en 1992. De los estudios que se han hecho hasta ahora NO han demostrado un aumento en los defectos congénitos, abortos o problemas con el embarazo. La única excepción es que puede haber un leve aumento en problemas de los cromosomas sexuales y hacer que estos niños puedan tener problemas de fertilidad en el futuro.

Las tasas de embarazo y de fertilización mejoran mucho con el ICSI en casos de factor masculino severo (conteos menores de 5 millones de espermatozoides) y en pacientes con historia de fallos en IVF anterior.

Con este procedimiento pueden lograrse embarazos en algunos casos en los que el varón no tiene espermatozoides en el semen (azoospermia), obteniendo los espermatozoides directamente del testículo.

El ICSI también es el tratamiento de elección en aquellos pacientes que se han hecho la vasectomía y desean tener un hijo. En este caso se pueden obtener los espermatozoides directo del testículo.