El procedimiento lleva dos fases:

I. Preparación:

En esta fase preparamos a la pareja para estar en condiciones ideales para iniciar el tratamiento. Consiste en:

Examen Físico: se realiza un chequeo general para constatar que se goza de buena salud y evaluar el aparato reproductor (incluye hacer un ultrasonido pélvico)
Prueba de catéter: con un catéter vacío se pasa por el canal cervical y útero como si se estuviera haciendo ya la transferencia. Sirve para descartar alguna obstrucción en el canal cervical y medir la cavidad uterina.
Laboratorios: se hace un chequeo general bioquímico y hormonal para estar seguros que entra bien al procedimiento (se hace una hematología, glicemia, heces, orina y algunas hormonas: FSH, TSH y Prolactina)
Espermograma: examen bajo microscopio del semen para realizar un conteo de espermatozoides y evaluar su morfología y movilidad.
Se inicia un suplemento de ácido fólico para prevenir anomalías del tubo neural en el futuro bebé

II. Protocolo de estimulación ovárica:

En esta fase inicia la administración de medicamentos que persigue la obtención de varios óvulos para ser fertilizados. Consiste en:

Anticonceptivo Oral: se inicia un anticonceptivo oral para inhibir la ovulación en el ciclo previo a la estimulación

Acetato de Leuprolide: este medicamento que se inicia al terminar el anticonceptivo oral o al inicial la menstruación (dependiendo del tipo de protocolo que se use en su caso) evita que los folículos se rompan antes de la aspiración

Gonadotropinas: estos medicamentos se inician al 2do día de la menstruación (del ciclo posterior al uso del anticonceptivo) y su dosis depende de la edad, peso, estado hormonal, volumen ovárico, etc. Sirven para provocar el crecimiento de varios folículos dentro de cada ovario.

Seguimiento Folicular: durante el proceso de estimulación se hace un ultrasonido transvaginal en ciertos días del ciclo (usualmente el día 8, 10 y 11 o 12 del ciclo) para monitorizar la respuesta y ajustar la dosis de las gonadotropinas y escoger el mejor día para la administración de la HCG (hormona que termina de madurar los folículos y permite hacer la aspiración 35 a 36 horas después de administrada)

Aspiración de Folículos: guiado por el ultrasonido transvaginal y bajo efectos de anestesia se realiza la aspiración de los folículos. Este procedimiento dura alrededor de 15 minutos y con él se obtienen los óvulos para ser fertilizados en el laboratorio. En este día se requiere una muestra de semen del esposo para obtener los espermatozoides (para esto se requiere un período de abstinencia de 3 a 5 días)

Incubación de los gametos: se dejan incubando óvulos y espermatozoides en una incubadora especial durante 3 días. Es aquí donde sucede la fertilización y comienza la división celular.

Transferencia de embriones: al tercer día de la aspiración se evalúan los embriones obtenidos (usualmente en estado de 6 y 8 células). Se escogen los 2 mejores embriones y se transfieren al útero de la paciente. Este procedimiento no requiere anestesia. La paciente debe quedarse descansando durante 20 minutos en la camilla y luego puede irse a casa (se recomienda descansar en casa los próximos 5 días)

Congelación de embriones: el día de la transferencia se determina si hay embriones para congelar (embriones que pudieron haber sido transferidos pero no se transfieren por el peligro de embarazo múltiple). Si así lo decide la pareja estos embriones se llevan a una temperatura muy baja con un medio especial de criopreservación, se congelan y se almacenan en un tanque especiales de nitrógeno líquido, en donde puede almacenarse hasta por 5 años.

Sostén de la fase lútea con Progesterona: durante los siguientes días después de la transferencia se inicia un esquema en el que se administra progesterona en gel, óvulos o intramuscular (dependiendo del caso) para “sostener” y “fortalecer” el endometrio.

Prueba de embarazo: se realiza una cuantificación de HCG-Beta en sangre 14 días después de realizada la transferencia de embriones.

Ultrasonido del embarazo temprano: si la prueba de embarazo salió positiva se realiza un ultrasonido aproximadamente 10 días después para determinar el número de sacos gestacionales y su normalidad.

Descongelación y transferencia de embriones: si la prueba salió negativa y hay embriones congelados hay que esperar por lo menos 2 menstruaciones para intentar una descongelación y transferencia de los embriones congelados.

Si la prueba salió positiva usted puede decidir mantener los embriones congelados y almacenados para una futura transferencia o puede también decidir donarlos o descartarlos.